Dictan la primera condena de cárcel por el asalto al Capitolio de EU

Paul Hodgkins había admitido ser culpable de un delito de obstrucción de un trámite oficial por su participación en el intento de la turba trumpista de impedir la ratificación del resultado electoral


Un tribunal federal dictó este lunes la primera condena de prisión por el asalto al Congreso de Estados Unidos el pasado 6 de enero por parte de una enfurecida turba de seguidores fanáticos del expresidente Donald Trump, quien se negaba y se sigue negando a admitir que perdió las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

El condenado es Paul Allard Hodkings, quien recibió una pena de ocho meses de cárcel tras declararse culpable de irrumpir en el Capitolio hace seis meses y medio junto a otros cientos de personas en un intento de impedir la sesión formal de ratificación de los resultados de la elección, que ganó el actual mandatario, Joe Biden.

El departamento de Justicia continúa la investigación y prepara el procesamiento de cientos de personas identificadas como participantes en el acto sedicioso.

"UNA DECISIÓN ESTÚPIDA"

Hodgkins, residente en Florida y quien durante el asalto entró en el Senado portando una bandera de Trump, dijo en la audiencia que se había dejado llevar por el entusiasmo de la muchedumbre.

"Si hubiera tenido idea de que la protesta iba a escalar como lo hizo, jamás me hubiera aventurado" a continuar, dijo, además de reconocer que entrar en el Capitolio fue "una decisión estúpida" por su parte".

El acusado se declaró culpable de un cargo de obstrucción en un trámite oficial, un delito por el cual podría haber recibido una sentencia de hasta 20 años en prisión.

Con ese reconocimiento de culpa, los fiscales retiraron otros cargos, incluidos el de ingreso no autorizado a un edificio restringido, y la conducta desordenada.

La fiscalía había solicitado al juez 18 meses de cárcel para Hodgkins, pero el magistrado federal Randolph Moss terminó rebajando esta pena a algo menos de la mitad, esos ocho meses.

"UN ASALTO A LA DEMOCRACIA"

En su sentencia, el juez valoró que Hodkings se arrepintiera, pero calificó los acontecimientos del 6 de enero como "escalofriantes". "Aquello no fue, en sentido alguno, una protesta -añadió el juez-. Fue un asalto a la democracia. Dejó una mancha que permanecerá en todos nosotros, en el país, por años y años", sentenció.

Con información de EFE

Comentarios