Brasil tiene récord de muertes diarias por COVID; registra más de 4 mil

La nación más grande de América Latina ha superado hitos sombríos en 2021, con récords de muertes y casos casi diarios


Brasil reportó más de 4 mil muertes diarias por COVID-19 por primera vez mientras la pandemia continúa arrasando en la vasta nación.

El Ministerio de Salud registró 4 mil 195 muertes este martes, lo que eleva el total desde que llegó el virus a 336 mil 947. Es el segundo recuento más alto a nivel mundial, solo por detrás de los casos de EU que aumentaron en 86 mil 979 en las últimas 24 horas, lo que elevó el número de víctimas a 13.1 millones.

"Si Brasil mantiene el ritmo actual, el país probablemente alcanzará las 5 mil muertes diarias en abril", dijo Christovam Barcellos, investigador de la Fiocruz.

La nación más grande de América Latina ha superado hitos sombríos en 2021, informando registros récord casi diarios de casos y muertes. El resurgimiento del virus, alimentado por laxas medidas de distanciamiento social y una nueva variante más contagiosa, llevó al país a superar rápidamente las 200 mil y luego las 300 mil muertes en poco más de dos meses, dejando a los hospitales abrumados.

Además de la cepa que se originó en la ciudad amazónica de Manaus y que se ha extendido rápidamente desde el Año Nuevo, las autoridades de Sao Paulo también detectaron una nueva variante de COVID-19 en la ciudad de Sorocaba, cerca de la capital del estado, dijo la semana pasada el gobierno local. Se dice que la nueva cepa es similar a la que se encuentra en Sudáfrica y todavía no hay evidencia de que la variante esté circulando en otras regiones del país.

Mientras tanto, las autoridades brasileñas están tratando de acelerar el ritmo de las vacunaciones. El país había administrado 25.4 millones de inyecciones hasta el lunes, según datos compilados por Bloomberg, suficientes para cubrir con una sola inyección al 9.4 por ciento de la población. El país vacunó a 1 millón de personas en 24 horas por primera vez el jueves.

Anvisa, el regulador de salud del país, autorizó la semana pasada el uso de emergencia de la vacuna de Johnson & Johnson, la cuarta aprobada por la agencia. Brasil compró 38 millones de dosis del refuerzo, pero no se espera que las dosis lleguen hasta la segunda mitad del año.

En un momento en el que hay pocas vacunas disponibles, la única medida que podría limitar el contagio es el encierro, que tendría que ir acompañado de medidas para ayudar a los más vulnerables, dijo la experta en salud pública Ana Freitas Ribeiro.

El presidente Jair Bolsonaro, sin embargo, continúa oponiéndose a las medidas de distanciamiento social impuestas por los gobiernos locales. La semana pasada, el ministro de Salud y el jefe del Senado emergieron de la primera reunión del grupo de trabajo conjunto para supervisar la respuesta a la pandemia promocionando la importancia del cubrebocas y evitando grandes reuniones durante las vacaciones de Pascua. Cuando le llegó el turno de hablar, Bolsonaro repitió frases familiares sobre cómo volver la vida a la normalidad y criticó los encierros.

"Con nuestro Gobierno federal negando la pandemia y teniendo un discurso diferente al de los gobiernos estatales, la situación es peor", dijo Ribeiro, médico del Hospital Emilio Ribas de Sao Paulo.

De los 27 estados de Brasil, 18 tienen UCI ocupadas en más del 90 por ciento, dijo Fiocruz en un informe. La combinación de transmisión intensa y hospitales abrumados ha contribuido al número continuo y creciente de muertes, según el informe.

Barcellos agregó que el colapso del sistema de salud también podría generar un aumento en las muertes por otras enfermedades, ya que los pacientes no pueden recibir atención.

Bloomberg / Rachel Gamarski, Caroline Aragaki y Danielle Chaves

Comentarios