Difícil que activos virtuales sustituyan dinero en efectivo: BdeM

Los activos virtuales como criptomonedas difícilmente serán un sustituto del dinero en efectivo o electrónico, ya que al momento no comparten las características elementales de los recursos...


Ciudad de México, 13 de junio de 2019.- Los activos virtuales como criptomonedas difícilmente serán un sustituto del dinero en efectivo o electrónico, ya que al momento no comparten las características elementales de los recursos tradicionales, por lo que en este momento, para el sistema financiero, no es factible ni conveniente una adopción generalizada de los mismos, aseguró el Banco de México (BdeM).


En el Reporte de Estabilidad Financiera, el organismo precisó que en la actualidad del sistema, las condiciones para usar activos virtuales de forma cotidiana son limitadas.


"Se realicen bajo dicha modalidad. Al respecto, las autoridades financieras mexicanas, en particular el Banco de México, han señalado que debe existir una distancia sana y amplia entre el sector financiero regulado y los activos virtuales, dados los riesgos que la operación con estos pudiera conllevar para los usuarios, para las instituciones que operen con ellos y para el sistema financiero en general", detalla el banco central.


El BdeM, puntualizó que los esquemas a través de los que estos activos virtuales operan pueden presentar múltiples deficiencias tales como volatilidad exacerbada de precios, asimetría de información, prácticas de manipulación de mercado, esquemas de operación ineficientes y opacidad en las operaciones.


"Tal como lo han observado diversas organizaciones internacionales encargadas de velar por la estabilidad del sistema financiero, la operación con activos virtuales representa un riesgo considerable para la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo", precisó.


Dichos riesgos se deben a que el BdeM y los organismos internacionales consideran que la operación de activos virtuales se basa en protocolos que pueden facilitar la realización de transferencias transfronterizas con mayor opacidad, así como a la ausencia de controles igualitarios a nivel global para mitigar los riesgos relevantes.


En dicho contexto, el banco central tiene interés en permitir el uso de tecnologías innovadoras que pudieran generar un beneficio desde la perspectiva de la eficiencia o funcionalidad, por lo que en marzo de este año emitió una primera regulación para las instituciones de tecnología financiera y para las instituciones de crédito, la cual establece los requerimientos y condiciones que deberán cumplir las instituciones interesadas en realizar operaciones con dichos activos.


Dicha regulación limita a que las instituciones autorizadas utilicen dichos activos únicamente en las operaciones internas, que soporten los servicios que ofrezcan a sus clientes, sin exponerlos a ellos directamente y sin que ello implique un aumento significativo en los riesgos operativos o financieros de las instituciones autorizadas o un impacto sobre los clientes o usuarios finales.


"Si bien no se considera conveniente que las instituciones financieras ofrezcan directamente al público en general productos o servicios financieros que involucren este tipo de activos, la regulación no impide que otras empresas distintas a las instituciones financieras puedan ofrecer servicios relacionados con activos virtuales, como es el caso de los servicios de compraventa", puntualizó el organismo.


Añadió que las personas interesadas en operar con activos virtuales lo pueden hacer a través de empresas no financieras que ofrezcan servicios de intercambio o compraventa de manera profesional, bajo el riesgo de quien decida realizar dichas operaciones y con la claridad de que no están respaldados por una institución financiera.

Comentarios

Comentar nota