80% de empleados de la Secretaría de Salud rechaza mudarse a Acapulco

De 4,600 trabajadores de Salud encuestados, sólo 944 han aceptado la mudanza de la dependencia a Guerrero


Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud, informó que de 4,600 empleados de la dependencia encuestados de manera voluntaria, sólo 944, es decir, el 20.5% aceptaron mudarse a la nueva sede en Acapulco, Guerrero.

El pasado domingo 3 de octubre, Alcocer inauguró las nuevas instalaciones de la Secretaría de Salud (Ssa), aunque de manera incompleta, para cumplir con la meta presidencial de descentralizar al gobierno, objetivo que se detuvo por la pandemia de Covid-19.

"De acuerdo a la encuesta voluntaria que realizamos a efectos de conocer el universo del personal con intención de cambio, 944, es decir el 20.5% de 4 mil 600 participantes, respondieron afirmativamente al cambio de residencia", comentó Alcocer en conferencia de prensa desde Palacio Nacional.

Hasta el momento, en la fase inicial de la mudanza se trasladaron titulares, directores generales, directores de área, personal de confianza, es decir, alrededor de 100 funcionarios. Hacia finales de enero se prevé el arribo de 200 trabajadores de la Ssa y Cofepris además de 120 del Insabi.

"Al concluir el primer semestre de 2022 se habrán trasladado alrededor de 1,200 trabajadores y trabajadoras. Referente al traslado voluntario y progresivo de trabajo en general los apoyos correspondientes que merecen los trabajadores en vivienda salud educación laboral y transporte", detalló Alcocer Varela.

El funcionario explicó que la mayoría de los trabajadores que han rechazado la mudanza, tendrán que solicitar su cambio de adscripción y se darán facilidades ante la Secretaría de Hacienda a aquellos que deseen retirarse de manera voluntaria.

Aquellos trabajadores que no deseen o no pueda entrar de manera voluntaria tendrán oportunidad de solicitar su cambio de adscripción, se mantiene también el diálogo abierto con la Secretaría de Hacienda para considerar a los trabajadores que deseen adherirse a un programa de retiro voluntario considerando todos sus derechos de ley.

Por Emmanuel Carrillo | Forbes

Comentarios