El Covid-19 también perpetua desigualdad para discapacitados y racismo

A lo largo de la pandemia se ha revelado que las suposiciones de que todos pueden cumplir con los mandatos de distanciamiento social y físico crean situaciones peligrosas para las personas discapacitadas.


En Canadá, el Covid-19 ha exacerbado las desigualdades institucionales y sistémicas de larga data para las personas con discapacidad. 

La discapacidad representa creencias, prácticas sociales y políticas que reproducen y privilegian las expectativas de la capacidad física y mental capacitada. Dando como resultado la marginación, exclusión y opresión de personas con diferencias de mente y cuerpo.

Las identidades de las personas con discapacidad también son interseccionales: pueden ser racializadas, de género, de edad avanzada, pueden vivir en la pobreza o formar parte de comunidades de recién llegados. 

Este punto de vista revela además las injusticias persistentes e invisibles que experimentan las personas con discapacidad y es importante para desarrollar políticas, recursos y apoyo para los afectados por la pandemia.

El término interseccionalidad, acuñado por la académica jurídica feminista Kimberlé Crenshaw, ilustra cómo la opresión sistémica que experimentan las mujeres negras difiere de la de los hombres negros o las mujeres blancas debido a los efectos entrelazados de varios sistemas de opresión (como el racismo, la discapacidad, el sexismo, la discriminación por edad y otros).

Una lente interseccional nos permite examinar cómo se interconectan las diferentes identidades sociales de las personas (raza, capacidad, género y edad). Cómo los diferentes contextos crean privilegios (circunstancias de visibilidad, valor, acceso a recursos y oportunidades para el movimiento ascendente) y opresión (circunstancias de invisibilidad, devaluación, falta de recursos y acceso a ellos y oportunidades limitadas).

Las siguientes son historias que colegas han compartido para Reuters.

Jeff Preston es un hombre blanco que ha vivido con discapacidad toda su vida. Creció con el apoyo de su familia, asistió a la escuela y obtuvo su doctorado. Ahora es profesor asistente de estudios sobre discapacidad en King"s University College en Western University en Londres, Ontario. Utiliza una silla de ruedas eléctrica y necesita la ayuda de sus asistentes. Esta asistencia le permite levantarse de la cama, vestirse y ponerse a trabajar.

"Lo importante aquí es mi día a día. Mis asistentes y acceso a recursos. El primer día de la pandemia, uno de mis asistentes dimitió cuando se dirigían a casa. Otro? ahora no va a volver, así que me quedan dos asistentes. Si pierdo otro, estaré en una situación difícil. ¿Cómo me levantaré de la cama? ¿Cómo puedo trabajar? ¿Qué pasa si me enfermo? "

Preston tiene el privilegio de ser un hombre blanco y un profesor universitario que se crió en una familia con recursos económicos y sociales para apoyarlo a él y a su educación. Recibe financiación directa para contratar asistentes que le apoyen en sus actividades diarias, que la pandemia complicó.

Los mandatos del gobierno de quedarse en casa y seguir estrictas pautas de distanciamiento físico y social asumen que todos pueden cumplirlas. Para Preston, al igual que otras personas discapacitadas, estos mandatos no consideran su necesidad de asistentes para continuar con su vida diaria.

Jheanelle Anderson es una mujer inmigrante negra discapacitada con una discapacidad congénita y una enfermedad autoinmune. Cuando su familia emigró a Canadá, ella se quedó atrás debido a que fue etiquetada como médicamente inadmisible bajo la Ley de Inmigración para discapacitados de Canadá. Después de someterse a una cirugía para amputarle la pierna, pudo reunirse con su familia en Canadá.

Su inadmisibilidad inicial en Canadá refleja el enredo del racismo y la capacidad de mantener a algunos cuerpos fuera. Si bien Jheanelle siente que tuvo una transición más fácil que la mayoría de los inmigrantes gracias al apoyo familiar, el sentimiento de carga se ha quedado con ella.

"Soy una mujer negra discapacitada, ya sabes, donde todo eso funciona en conjunto y es casi como si porque la gente solo se enfoca en una sola historia, tengo que elegir entre mi negritud o mi discapacidad. Pero yo no me muevo en la vida así. Es muy importante resaltar una experiencia holística porque? hay muchas cosas que suceden al mismo tiempo que me muevo por la vida. Estas estructuras son? muy violentas y afectan a todas y cada una de mis identidades ".

A medida que las realidades de Covid-19 se establecieron, Jheanelle estaba terminando su maestría en trabajo social y esperaba que le adaptaran una nueva prótesis. Su nueva prótesis quedó en suspenso porque no se consideró un servicio esencial durante la pandemia. 

La historia de Jheanelle brinda información sobre la complejidad de navegar por los servicios de salud. La mayoría de las organizaciones enfocan los servicios y programas en problemas de identidad única, y ven la discapacidad como una experiencia monolítica sin una comprensión del impacto continuo del racismo y la capacidad incorporada en estos programas.

Sus experiencias como usuaria de servicios durante esta pandemia no se pueden dividir y separar en "discapacitado", "negro" y "mujer", están entrelazados.

Las suposiciones de que todos pueden cumplir con los mandatos de distanciamiento social y físico, o que los servicios de salud y apoyo pueden suspenderse sin ninguna consecuencia, crean situaciones peligrosas para las personas discapacitadas.

Los informes de los medios han documentado el impacto negativo de las políticas pandémicas de discapacitados en la vida de las personas discapacitadas. Muchos se enfrentan a vivir aislados para protegerse a sí mismos y a los demás, a pesar de que ya no cuentan con los apoyos adecuados relacionados con el cuidado personal, acceso a alimentos, comunicación, etc.

Los padres de niños discapacitados que enfrentan el cierre de escuelas se sienten frustrados por la falta de recursos para sus hijos. Y el temor de los padres con niños discapacitados de que la escasez de ventiladores pueda significar que el ventilador de su hijo vaya a una persona discapacitada.

Estas historias demuestran la devaluación de las vidas de los discapacitados. Sin embargo, son solo la punta del iceberg.

Si bien son muy importantes, la diversidad dentro de la comunidad de discapacitados, las historias interseccionales de discapacidad, raza y otros lugares sociales no siempre se presentan. 

Las personas con discapacidad, BIPOC, mujeres, LGBTQ2S+ y otras comunidades, todas marginadas antes de la pandemia, están experimentando desigualdades aún mayores como resultado de Covid-19. La planificación para una pandemia no los ha tenido en cuenta.

El uso de un enfoque interseccional ayudará a dar visibilidad a diversas comunidades con discapacidad y brindará el apoyo que necesitan para estar seguros, recuperarse y reconstruir sus vidas. Ahora, y en el futuro, debemos prestar atención cuidadosa y críticamente a los efectos de la pandemia en las diversas comunidades con discapacidad.

Con información de Reuters y The Conversation

Comentarios