La popularidad de un gobierno destructor


Pensar que la popularidad del Presidente en sus primeros cien días de gobierno será una constante en el sexenio es no entender nada de nada.

Al principio se aplauden los cambios, después se evalúa el trabajo.

Y su gobierno ha sido, básicamente, un destructor.

Le quitó 346 millones de pesos a los refugios de mujeres víctimas de la violencia, y le dio 500 millones de pesos a Probeis para promover el deporte que a él le gusta.

Destruye un programa que es muy útil para las mujeres que reciben maltrato físico.

¿Por qué? Porque es más rentable electoralmente entregar dinero a mujeres incluidas en un padrón que ellos, es decir el gobierno, harán.

Ese dinero, en muchos casos, quedará para disfrute del golpeador. Importan los votos.

Destruye el programa de estancias infantiles para beneficio de madres trabajadoras, y a cambio se les da un dinero a las personas que dejaban a sus hijos y podían trabajar sin preocupaciones.

Mandarán a sus niños a ser cuidados por la cuñada, la sobrina, el abuelito u otras personas sin capacitación profesional, pero hay dinero de por medio. Son mil 600 pesos al bimestre. Es decir, votos.

Y destrucción a lo grande es tirar la obra del nuevo aeropuerto, con impacto en el desarrollo del país.

La semana pasada se informó del pago de 34 mil millones de pesos a tenedores de la Fibra E. Treinta mil corresponden a la devolución del dinero invertido, y cuatro mil millones de pesos a un premio por aceptar la devolución del dinero.

Regalaron cuatro mil millones de pesos porque el pueblo sabio dijo en una consulta que no quería un mega aeropuerto en Texcoco sino ampliar la base de Santa Lucía, utilizar más Toluca y seguir con la terminal aérea que tenemos.

Pero eso no es todo con el aeropuerto: faltan por pagar cuatro mil 200 millones de dólares (unos 84 mil millones de pesos) a tenedores de bonos que se emitieron en el extranjero.

Más aún: el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, informó que se revisan más de 400 contratos vigentes para pagar los adeudos que suman un desembolso de 40 mil millones de pesos.

Otra cantidad elevada implicará destruir lo ya construido del aeropuerto en Texcoco (la tercera parte) y remodelar el lugar.

¿De cuántos miles de millones de pesos estamos hablando por destruir el Nuevo Aeropuerto?

Hasta ahora, de unos 160 mil millones de pesos, aparte de la demolición y rehabilitación.

Más lo que va a dejar de ingresar al país por esa obra.

Más los empleos que ya se destruyeron y los que no se crearán.

Más lo que habrá que invertir para construir Santa Lucía, remodelar la actual terminal aérea (se va a habilitar el hangar presidencial... pero el problema son las pistas) y reacondicionar Toluca.

Todo eso porque el “pueblo sabio” –es decir el capricho presidencial–, dijo que es mejor tres aeropuertos chicos operando de manera simultánea a uno grande en Texcoco.

Los que verdaderamente saben del tema, como la IATA, opinan que eso no es viable ni seguro.

Alexandre de Juniac, director general de la IATA, estuvo el jueves pasado en México y dijo ante Jiménez Espriú: “El aeropuerto de la Ciudad de México está saturado, las conexiones a Toluca, a casi 70 kilómetros de la Ciudad, serán casi imposibles, y convertir la base militar de Santa Lucía en un aeropuerto comercial implica mucho tiempo y una inversión significativa”. (Entre otras cosas, habrá que destruir 940 casas de militares situadas ahí, informó la Comisión de Defensa del Senado).

Y agregó: “la experiencia que tenemos con base en diferentes países es que generalmente los aeropuertos comerciales no son manejados por el Ejército. Eso no funciona”. Los ejércitos, dijo, por lo general se encargan de la seguridad de los países, no de operar terminales aéreas comerciales.

¿Está en las nubes el Presidente con la popularidad?

Sí, desde luego que lo está. Pero sus errores lo van a bajar.

No se puede destruir lo bueno sin consecuencias.

Grave está siendo la destrucción de la reforma energética… y no entienden por qué les bajan la calificación de Pemex.

Y esta semana o la otra acabarán por destruir la reforma educativa, para que la gente de escasos recursos viva de las dádivas del gobierno (clientelas-votos) y no del desarrollo de sus aptitudes (libertad).

El costo para México de la regresión destructiva va a ser muy alto.

La popularidad actual no quiere decir nada importante. Se aplauden nuevas formas y no se observa el daño que se provoca en el fondo.

Lo padeceremos.

Comentarios

Comentar nota